jueves, 14 de agosto de 2008

El debut más esperado tras el regreso














Mole, la banda de Charly Alberti.

“Mole está más viva que nunca y estamos con muchísimas ganas de salir a tocar”, dice Charly Alberti, ex batero de Soda y actual de la banda que tocará el sábado en el Electro Rock.
Este show será una especie de debut y va a ser el primer recital de una gira con el que Mole presentará su primer disco, titulado con el nombre del grupo. Ese trabajo se publicó en abril del año pasado, y a partir de ese momento Charly se abocó al regreso de Soda. Antes habían tocado sólo cinco veces en público, por lo que tanto el disco como la banda son nuevos.

Seguir Leyendo...


“Creo que si nos escuchás te va a sonar a nuevo. Es algo que sabíamos que podía ocurrir porque estaba previsto el parate por Soda. Lo que más jode al músico es creer que su música se puso vieja, que puede ser una locura. Creo que tiene que ver con el proceso de producción que hace que quien lo escucha por primera vez siente que es algo muy actual”, dice Charly en una entrevista con 4AM.
Por eso, todavía no piensa en el próximo disco de Mole, aunque algunas bases ya tiene armadas. “Decidimos que paramos ahí, que no incursionamos en cosas nuevas, porque así los temas se van a hacer viejos automáticamente, y todavía hay mucho para disfrutar de estos”, asegura el batero.
Según Charly, el sábado, en Tucumán, se reinicia la redacción de la historia de Mole. “Desde ahora es todo definitivo, porque no hay parates previstos en el futuro; nada nos obliga a hacerlo”, confirma.
El impasse anterior estaba planificado de antemano, y según el batero, era necesario. “Definitivamente la exposición que me dio Soda vino bien, aunque Mole no tenga nada que ver con Soda porque tiene sonido propio, no necesita de Soda para ser exitosa; pero sí hay mucha gente curiosa sobre lo que estoy haciendo, y eso es bueno”, analiza tranquilamente, mientras se prepara para el último ensayo de la banda antes del viaje a nuestra provincia.
Mientras ensayaba y giraba con Soda, Charly pudo ver que su nuevo proyecto, el que lo devolvió al rock después de 10 años de silencio, seguía creciendo. “Si entrás a myspace, por ejemplo, vas a ver que hay casi 200.000 visitas y se formaron siete u ocho fans club en Argentina y en países como EE.UU. y México. Y es una banda que todavía no salió de gira, que no presentó su disco...”, cuenta entusiasmado.
A Charly lo pone contento volver a compartir un festival con Zeta Bosio, aunque por las dudas aclaró que no se producirá el reencuentro de los dos tercios de Soda. “Vamos a tocar en escenarios diferentes”, aclara como abriendo el paraguas.
“Que nos encontremos en recitales va a ser inevitable en la medida que los tres sigamos activos; seguro que eso va a pasar más con Gustavo (Cerati), proque los dos tenemos banda”, se ilusiona.
Charly dice que está un 100 % enfocado en Mole, aunque al toque aclara que desde hace más de un año viene trabajando fuerte con Parques Nacionales. “Estoy muy cerca de esa gente, porque es una entidad que necesita el apoyo de los argentinos porque son quienes protegen nuestros recursos naturales”, explica. Dice que hace 20 años, cuando Greenpeace se radicó en Argentina, él empezó a interesarse en los problemas ambientales. Su imagen aparecerá en una campaña, aporta dinero y contactos con empresarios e instituciones que pueden ayudar a Parques Nacionales.
“Es algo que necesito hacer, es asumir un compromiso con la naturaleza, con el país; es una forma de ayudar a los más indefensos”, asegura.
Como muchos otros músicos, Charly está un poco desencantado con el rock argentino. “No escuché nada que me sorprenda. Hay bandas que están intentando salir de esa moda del rock barrial, que a muchos nos cansa. No comparto su pensamiento ni su música, aunque los respeto porque son músicos y hacen rock y me parece excelente que haya gente intentando hacer cosas”, señala cargándose sobre la espalda toda su experiencia.
“Pero esto es así. Parece que no hay nada, y de golpe aparece alguien que viene trabajando desde antes, asoma la nariz y atrás vienen los demás”, dice esperanzado.

Ahora sigue cada uno por su lado
“La vuelta de Soda me dejó mucha alegría, el buen sabor de saber que las cosas terminaron como debían. Fue un excelente reencuentro. Los tres dijimos, cada uno por su lado, que lo más hermoso fue habernos encontrado como personas porque crecimos juntos y la convivencia nos había enfriado. Por suerte la amistad quedó, aunque cuando uno se pone grande va cambiando”, asegura Charly Alberti, sin bromas. Charly, sin embargo, dice que ahora no puede pensar en otra vuelta de Soda. “Esta etapa terminó bien, a diferencia de la anterior, e hicimos lo que teníamos que hacer, que fue muy positivo. Las puertas para otra vuelta están abiertas, pero todo depende del destino”, dice sin jugarse, por si las moscas.

Fuente: Lagaceta

Compartir: