lunes, 11 de junio de 2007

Soda Stereo, operativo retorno

MUSICA : LA HISTORIA SECRETA DEL REGRESO DE LA BANDA DE GUSTAVO CERATI, ZETA BOSIO Y CHARLY ALBERTI



EXCLUSIVA ESTA FOTO SE HIZO HACE DOS SEMANAS EN UN ESTUDIO DE NUÑEZ. TODOS ¿DESDE LOS FOTOGRAFOS HASTA LA ENCARGADA DEL CATERING¿ DEBIERON FIRMAR UN CONTRATO DE CONFIDENCIALIDAD.


Soda Stereo, operativo retorno

Todo comenzó en octubre de 2005. El contrato lo firmaron en diciembre del año pasado. Se mantuvo el secreto para que la noticia no interfiriera en sus carreras solistas. Empiezan a ensayar en agosto. No van a grabar un disco nuevo. La gira americana larga el 19 y 20 de octubre en River. Cerati dice que este regreso es "una burbuja en el tiempo". Después del tour, cada uno vuelve a lo suyo.

En la semana se habló largo, tendido y con algunas inexactitudes del regreso de Soda Stereo. Clarín consultó una fuente clave de la banda y pudo reconstruir la trama desconocida de un retorno planificado con precisión de cirujano. La información actual confirmada es que Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti recién van a comenzar a ensayar a fines de agosto con vistas a la gira americana que comprenderá más de 12 shows. El tour larga el 19 y 20 de octubre en el Estadio de River; en México tocarán en Monterrey (el 10 de noviembre ), en Guadalajara (el 12 ) y el D.F. (el 15 y 16); en Ecuador todavía no está definido si será en Quito o Guayaquil, pero sí la fecha: el 21 de noviembre; en Colombia harán Bogotá el 24 y aún faltan detalles para los conciertos de Chile, Perú, Venezuela y Estados Unidos (habrá shows en Los Angeles, Chicago, Miami y Nueva York).

El diseño de esta gira ¿que no incluye disco nuevo¿ es la culminación de un largo y sinuoso proceso. Esta es la historia.

En octubre de 2005, Roberto Costa ¿titular de Pop Art¿ convocó a Daniel Kon ¿manager histórico de Soda Stereo y al frente de Triple Producciones S.R. L. ¿ al restaurante Oviedo. El tema fue excluyente: el operativo retorno de la banda de rock más importante de América latina en los '80. El último concierto había sido el 21 de setiembre de 1997 en River y desde entonces el desfile de empresarios más o menos paracaidistas fue permanente: ponían en la mesa millones de dólares.

Costa propuso, más allá del dinero, un regreso "bien organizado, tranquilo, con los mejores productores de América latina". Kon consultó, por separado, a los tres Soda y la respuesta fue unánime: no es el momento. Pero quedaron en seguir conversando en 2006. En tanto, Cerati seguía fortaleciendo su carrera solista: después de dos discos que no lograron cautivar al público, lanzó el consagratorio Ahí vamos, abandonando la estética lánguida e introspectiva y volviendo a los estribillos expansivos de los tiempos de... Soda. Zeta alternó su tarea al frente de su sello discográfico con participaciones en radio y TV y volvió al escenario colgándose el bajo de Catupecu Machu. Y Alberti, después de casi una década de cyber empresario, formó la banda Mole y grabó un disco.

En setiembre de 2006 los tres se juntaron en la casa de Charly Alberti, en Vicente López. Los viejos amigos pusieron en claro algunas asperezas pasadas y pudieron charlar sobre la vuelta de Soda. Ahí se cocinó todo. Consultado por Clarín, Kon sólo dice que después de la reunión cada uno lo llamó por separado para contarle la coincidencia en cuanto al regreso que se puede resumir, cuenta Kon, en una frase que dijo Cerati. "Hubo buena onda. Vamos para adelante".

Se habló de un concepto que, finalmente, funcionará como idea fuerza: "Este regreso es como una burbuja en el tiempo". Juran que todo termina antes de la Navidad de este año: en 2008 cada uno vuelve a sus ocupaciones habituales. Es más: de acá a fines de agosto (comienzos de los ensayos de Soda Stereo), Cerati se encierra a componer el material de su nuevo disco solista.

En diciembre de 2006, en un estudio de abogados ubicado en Retiro, se firmó el contrato. Nadie quiere hablar de cifras. Se filtró una, ambigua: menos (pero no "mucho" menos) de seis millones de dólares. Lo que sí es concreto es que los tres músicos cobrarán por partes iguales.

El equipo del Operativo Retorno incluye, además de las empresas Pop Art, CIE Rock & Pop y Triple Producciones, a los managers de cada Soda, a los fotógrafos Nora Lezano y Sebastián Arpesella y al diseñador Alejandro Ros, a cargo del concepto de arte. Todos debieron firmar un contrato de confidencialidad. Es más, la sesión de fotos ¿una de ellas ilustra esta página¿ fue clandestina, se realizó en un estudio de Núñez y hasta una encargada del catering de la reunión debió firmar "la confidencialidad".

¿Por qué tanto secreto? Porque Cerati, Bosio y Alberti no querían que nada interfiera el desarrollo de sus carreras. ¿Por qué ahora el regreso? Aquí confluyen varios motivos: la seriedad de las ofertas económicas, la recomposición de la relación entre los tres y el posicionamiento artístico de cada uno. Recién ahora, después del éxito rotundo de Ahí vamos y de meter 250.000 personas en Alcorta y Pampa, Cerati pudo pensar en Soda. No quería que se tomara Soda Stereo como manotón de ahogado. Algo similar, aunque en otros niveles de impacto, ocurrió con Bosio y Alberti.

"Soda Stereo confirma por este medio su separación, resuelta de común acuerdo. Pronto se anunciará la fecha de realización en un estadio de Buenos Aires del último show en la carrera del grupo", decía un fax enviado a los medios en mayo de 1997. Atrás quedaba una trayectoria impresionante, con hitos monumentales, 11 discos, records de público, etcétera, etcétera. También un desgaste humano profundo de tres chicos que pasaron de tocar en sótanos como el Café Einstein a principios de los 80 a conquistar América latina en un torbellino de canciones excelentes, fama desmedida, divorcios, drogas y tragedias como la de la muerte del hijo de Zeta.

Aquel fax de hace una década hoy es un mail en el sentido inverso. El adiós es un reencuentro, con millones de dólares en danza. Y la alegría de tenerlos otra vez ahí, en un escenario, como si nada hubiera pasado, con la fantasía de la eterna juventud. Una burbuja en el tiempo.


Fuente:Clarin,
Mariano del Mazo



Compartir: