miércoles, 7 de abril de 2010

09-04-10 Estadio Ruca Che | Neuquén | Arg


Lmneuquén

En más de dos horas de show, Gustavo Cerati brilló anoche en el estadio Ruca Che. Las "fuerzas naturales" del ex Soda Stereo atraparon a unas cinco mil personas.
Leer [+/-]




    Mágico

    Gustavo Cerati y sus “fuerzas naturales” conquistaron anoche a unas cinco mil personas en el estadio Ruca Che, que se rindieron ante un show impecable de alta sonoridad, que marcó el regreso del ex Soda Stereo al mismo escenario después de una década. Una vez más y como lo vino haciendo durante todo el año 2009, Cerati ratificó por qué todavía es una de las grandes figuras de la escena del rock que se mantiene en el tiempo: porque siempre ofrece algo distinto a la hora de crear, a pesar de que a muchos todavía les pese.

    Precisamente, más allá de las adhesiones o rechazos que pueda generar su figura, hoy Cerati es uno de los pocos músicos argentinos que se puede sentar en la mesa junto a Luis Alberto Spinetta o Charly García.

    Con una impecable banda que tiene grandes figuras como Richard Coleman (guitarrista amigo y líder de Los Siete Delfines, que en los '80 fue denominado el cuarto Soda) y Fernando Samalea (baterista que fue músico de Charly García y que pasó por Fricción, banda a la que Cerati perteneció), el guitarrista comenzó su viaje espacial con “Fuerza natural”, canción que da título a su quinta placa que identifica perfectamente el estado anímico en que se halla parado.

    Como si fuera ese jinete enmascarado de la tapa del álbum que recorre la ciudad, el cantante sobrevoló el reducto en los primeros minutos del show, enfundado en negro como lo hizo también el resto de su grupo, que se completó con la figura de femme fatale de Anita Álvarez de Toledo (coros), Fernando Nalé (bajo), Leandro Fresco (teclados) y Gonzalo Córdoba (guitarra).

    Con una escenografía que tuvo una puesta de luces que funcionó como si fuese una especie de cielo lunar –que varió de colores según los climas musicales- Cerati apostó en la primera parte del concierto a las canciones de su última producción.

    De esa forma se sucedieron “Magia”, “Deja vú”, el encuentro romántico de “Desastre”, “Amor sin rodeos”, “Tracción a sangre”, para bajar a “Cáctus”, una chacarera moderna donde el cantante se transforma en un gran trovador.
    Después de unos 30 minutos de show, el guitarrista comenzó a navegar por los sonidos del exitoso y guitarrero “Ahí vamos”, que lo consagró con varios premios Grammy Latinos en 2006, para traer “Uno entre mil” y pasar al potente “Artefacto”, de su placa “Siempre es hoy” (2002).

    El hitero "Rapto" dio pie para mover un atípico campo que lució con sillas, para más tarde ir al blues denso y condensado de "He visto a Lucy" -con brillantes aportes vocales de Álvarez- para que la banda haga su intervalo.
    En la segunda y última parte del show las fuerzas naturales, que de por sí son imparables, guiaron a Cerati a los tiempos de "Amor Amarillo". Por ese motivo, el acústico y cálido "A merced" puso al ex Soda en un viaje en el tiempo donde también visitó "Río Babel" ("Bocanada", 1999)", "Te llevo para que me lleves" y "Pulsar".


    Rescate de colores

    En este estado extraordinario en que se encuentra el cantante, ya que nunca un disco le cerró tanto como "Fuerza natural", también hubo tiempo para rescatar un disco impecable e impensado para los '90 como "Colores santos", que gestó junto a Daniel Melero. Así fue que "Marea de Venus" recobró fuerzas y voló las altas sonoridades de "La excepción". Con un Ruca Che complacido y por momentos electrizado y conmovido -hubo tiempo para que el cuerpo pasará por diferentes estados- los bises recayeron en "Crimen". La suave y amorosa canción y megahit radial que tanto esperó la parcialidad femenina. En el final "Lago en cielo" funcionó como cierre de una noche mágica donde el universo continúa y sigue estando a su favor.


    Con su "Fuerza Natural", Cerati deslumbró a los neuquinos


    Minuto Neuquén

    La gente quedó capturada por un astro que durante más de dos horas hizo vibrar a su público en el Ruca Che.

    Gustavo Cerati desembarcó en Neuquén para deslumbrar. Con su gran talento y su particular voz, la noche de ayer fue inolvidable para los miles de neuquinos que acudieron a su show.

    El estadio Ruca Che fue una fiesta de la música y albergó aproximadamente a unas 5000 personas. Su voz, el sonido y el espectáculo, reflejaron el motivo de su gran cantidad de fans y de su permanencia en el tiempo: fue impecable desde donde se lo evalúe.

    La noche empezó con “Fuerza natural”, canción que da título a su quinto CD como solista. Su banda, fue parte importante del resultado final: Richard Coleman (guitarrista, llamado el 4º Soda), Gonzalo Córdoba (guitarra), Fernando Nalé (bajo), Anita Álvarez de Toledo (coros), Leandro Fresco (teclados) y Fernando Samalea (baterista que fue músico de Charly García).
    La primera parte se basó en temas del último trabajo: “Deja vú", “Magia”, “Desastre”, “Amor sin rodeos” y “Tracción a sangre”, entre otros.

    Luego vinieron ya los conocidos “Ahí vamos”, “Uno entre mil” y el gran tema “Artefacto”, de su placa del 2002 “Siempre es hoy”. Tras recordar algunos de esos hits, pasó a "Amor Amarillo". Por ese motivo, el acústico y cálido "A merced" puso al ex Soda en un viaje en el tiempo donde también visitó "Río Babel", "Pulsar" y el hit "Te llevo para que me lleves". La noche transcurrió con hermosas canciones y una voz inigualable.

    El broche de oro fue "Lago en cielo" en una noche donde las luces apuntaron a una estrella que sigue teniendo todo a su favor.

    video
    Spot



    Fuentes: YT gustronc, Diario La Mañanam Neuquén Diario Minuto Neuquén

Compartir: