viernes, 10 de julio de 2009

Eco ‘n Roll


El rol ecológico de una estrella del rock

The Climate Project es un movimiento creado por el ex vicepresidente de los EE.UU., Al Gore, para concientizar a los ciudadanos y a los gobiernos del mundo sobre la crisis del calentamiento global que se cierne sobre la Tierra. El Proyecto comenzó su andadura en 2006, en Nashville, Tennessee. Tras su éxito en los EE.UU. se incorporaron Australia, Reino Unido, Canadá, España e India, entre otros. Argentina es el primer país de Latinoamérica en unirse al proyecto.

Seguir Leyendo [+/-]



    Al Gore, fundador del proyecto y máximo líder de opinión pública en temas relacionados con el cambio climático, ha obtenido un gran reconocimiento mundial por su implicación personal en este proyecto. Entre los premios que ha recibido destacan el Premio Nobel de la Paz 2007, el Premio Príncipe de Asturias 2007 y dos premios Oscar que la Academia de Cine de los EE.UU. le concedió por su documental +Una Verdad Incómoda+.

    El trabajo de difusión realizado por The Climate Project (TCP) a nivel internacional está logrando involucrar a la sociedad sobre el problema del calentamiento global y la necesidad de modificar nuestros hábitos de vida. Un cambio tanto a nivel individual como social, que suponga la base de un desarrollo sostenible en todo el planeta. Una de las principales tareas de The Climate Project Argentina será la prestación de servicios de planificación, coordinación y logística para las presentaciones que realizarán los miembros de la comunidad TCP con el objetivo de educar y concientizar a los ciudadanos sobre la crisis climática e informando sobre las potenciales soluciones en pos de preservar el equilibrio climático del que depende nuestro planeta.

    La pregunta obligada que se hacen todos los que de alguna manera te asocian solamente al Rock ‘n Roll: ¿Cómo Charly Alberti se involucra en la ecología?


    En realidad esto no es una novedad. Hace muchos años que tengo una ideología “verde”; tal vez fui el primer músico en acercarme a Greenpeace cuando la fundación desembarcó en la Argentina. Por aquellos años mi actividad en Soda Stereo no me permitió tener un compromiso tan activo como me hubiese gustado. De todos modos en ese momento todavía la crisis ecológica no era tan difundida como lo es ahora y mucho menos en Latinoamérica, por lo que cuando uno hablaba de eso no le daban demasiada bola.

    Contanos cómo se dio tu acercamiento con la Organización del ex presidente de los Estados Unidos, Al Gore y el Proyecto Cambio Climático.

    La película de Al Gore Una Verdad Incómoda me pareció que tenía un título que refleja a la perfección la actitud que adopta la gente frente al problema. Las personas no quieren ver la gravedad del problema, todo lo que atenta a su futuro los termina incomodando a tal punto que llegan a negar la problemática. Debemos conocer lo que pasa para así ver qué se puede hacer desde su lugar de responsabilidad y poder actuar.

    Un día, un amigo que trabaja en la embajada norteamericana, se comunicó conmigo para decirme que la organización que lidera Al Gore estaba comenzando a fijar su atención en Latinoamérica y que deseaban tomar contacto con personas relevantes que fueran una especie de embajadores y voceros de su trabajo. Fue así como me contacté con ellos y en un viaje a la Cumbre de Directores de la Fundación Cambio Climático, en Nashville, Tennessee, Estados Unidos. Allí conocí a Al Gore, me invitaron a formar parte del Board de la organización en la Argentina y naturalmente terminé siendo una especie de vocero y difusor en Latinoamérica de lo que el proyecto representa. La foto que me sacaron con Al Gore ya dio la vuelta por todos los medios de Latinoamérica, algo que demuestra el impacto que se genera cuando una persona reconocida se adhiere a una causa en defensa de algo tan importante como el cambio climático.

    Nota completa: En la edición de Julio

    Fuente:Rev. El Planeta Urbano

Compartir: