sábado, 14 de junio de 2008

No espero la alfombra roja

El sábado arranca con la tercera temporada de "Rock Road", por Much Music.
Cerca de los 50 dice que, tras el regreso de Soda Stereo, está más relajado. Mientras gira por el mundo para ver a distintas bandas, desarrol a su carrera como DJ. "Mi música es alegre, nada oscura", dice.

Seguir Leyendo...







El 1° de octubre de este año cumplirá 50 años. Y sigue rockeando Zeta Bosio. En la Rock & Pop, con "Keep Rocking" -los sábados, de 18 a 20- y en Much Music, con la tercera temporada de "RockRoad", un ciclo televisivo que consiste en viajar por el mundo disfrutando de las mejores bandas. "Sí, como el sueño del pibe", dice Héctor Pedro Juan Bosio, bautizado Zeta por su popular tendencia a llegar tarde a todos lados. "Vengo de una familia italiana, así que tengo mi propio nombre, más los nombres de mis dos abuelos", cuenta.

Este sábado volverá a la pan- talla de Much para mostrar los mejores festivales de música pop de todo el globo. Como el The Winter Music Conference, donde presenció los shows exclusivos de Blake Lewis y Paul Van Dyk, entre otros. Además, Zeta realizó una recorrida por Viña del Mar, donde registró un recorte del show que dio ahí junto a Soda Stereo. "Por ahora, el programa se ve en Argentina y en Chile. Estamos en tratativas para meterlo en México y Estados Unidos", adelanta.

Aunque al ciclo le va bien, dice que no le gustaría pasar a un canal de aire. "Estaríamos más pendientes de las mediciones que otra cosa. Además, lo intentamos, pero los creativos de los canales querían meter mano y darle una consistencia comercial que lo desvirtuaba". Dice que viajar por el mundo con este envío lo animó a meterse más de lleno en las bandejas con la música electrónica y afirmarse como DJ. "El año pasado estuve en la South American Music Conference. Toqué temprano... me dieron horario de principiante. Pero no me como ninguna, cuando las cosas me gustan las hago, y no espero la alfombra roja. Estoy muy motivado, quizás para fin de año me anime a incorporar música mía en los sets", anticipa.

Zeta se define como un artista sin un modelo para comparar. Creador de Proyecto Under (llevado a My Space), promovió y produjo a bandas emergentes con poca difusión en la escena local. "Teníamos más de 200 bandas asociadas y 6 mil visitas por día en la página", enumera el artista.

De esa experiencia nació su sello, Alerta discos, un segundo proyecto que editó a los ucranianos Gogol Bordello & The Gipsy Punks -que están sobresaltando a todo el mundo y son la banda fetiche de Gucci y Madonna-, y a The Pinker Tones, entre otros.


¿Estás a favor o en contra de bajar música por internet?
Estoy a favor de que la música sea un derecho no sólo para gente con poder económico. Es un derecho como la religión o la salud.


Ahora que pasó el "regreso de Soda Stereo" ¿estás más tranquilo?
Para mí, tocar como DJ es una actividad más relajada porque es un medio muy participativo, que me da más euforia y fiesta que si estuviera con una banda. Sé que todavía produce una sensación rara verme. A veces me dicen "¡Bien eh!", como si esperaran lo contrario de mí. Igual siento que tengo mucho enganche con la gente. Mi música es muy alegre, nada oscura.


Hace 27 años, cuando comenzaste con Soda, si te decían que ibas a ser Dj, ¿te reías?

Para nada, yo empecé pinchando discos cuando tenía 17 años, en San Isidro. Pero en aquella época no existía el house. Entonces pasaba mucho Electric Light Orchestra y Kool And The Gang.

De ahí que todos los grupos de los 80 fuimos un poco hijos de la música disco. Soda siempre estuvo enfocado hacia la pista, hacia el dance floor.


Tu vida parece un caos laboral.

Es que mi vida entró en una especie de caos. Pero es lindo y está bien, porque el caos te alimenta. Sin embargo, a veces hay situaciones que padezco.


¿Tu pareja e hijos también?
Es dificil estar en pareja en este estado. Cuesta sostener relaciones en el tiempo. Se me hace complicado, pero no me quejo.

Yo ya tuve mi momento de criar a mis chicos y ponerle gas a todo eso. Ahora me siento muy motivado con esto y prefiero dedicarle todas mis energías.

Fuente : Geraldine Mitelman para La Razón

Compartir: